Mi hijo camina chueco

Publicado por Francisca Gantz en

Cuando los peques inician la marcha, deben coordinar todo su cuerpo, músculos, huesos para lograr el equilibrio necesario y dar sus pasos. Pensemos que en sus cortos meses de vida solo han conocido el mundo desde el suelo, y ponerse en posición vertical es todo un desafío físico y cognitivo para ellos.

Durante el desarrollo los niños pasan por diferentes alineaciones de sus extremidades inferiores. Cuando empiezan a caminar es esperable que lo hagan en rotación interna y es algo que se va resolviendo a medida que crecen. En algunos niños es más notorio que en otros. El eje definitivo de las piernas se alcanza recién en la adolescencia, para lo cual es clave el desarrollo de la musculatura promoviendo que estén descalzos o con calzado respetuoso.

Lo anterior preocupa a algunas mamás, sobretodo porque lo notan por primera vez cuando les colocan nuestros zapatos.

Un zapato rígido tradicional feruliza el pie, es decir actúa como un yeso y no promueve el movimiento libre del pie como si este fuese descalzo. Esto significa que "endereza" el pie de manera falsa, dando la sensación de una marcha más equilibrada. 

El objetivo del calzado respetuoso es no interferir con los movimientos naturales del pie, y solo protegerlo. Esto significa que si el pie prona o torsiona (se va hacia adentro o hacia afuera, lo cual es absolutamente normal en los peques), el zapato lo acompaña y por eso a veces nos asustamos cuando vemos que el pie se dobla. No es el zapato el que provoca esto, sino que te visualiza el movimiento ya que nos fijamos en la suela y la vemos desalineada en relación al suelo.

Nuestra suela Baby

Nuestras suelas Baby, pensadas para la fase de adquisición de la marcha tienen 1,5mm de grosor, más una plantilla interna de 1,5mm para dar un total de 3mm. Va cocida al zapato en todo su perímetro y al ser tan blanda y moldeable adquiere su forma cuando el niño se coloca el zapato y ejerce fuerza sobre ella (incluso es fácilmente deformable con la mano por la manera en que está confeccionada).

Algunas mamás se asustan ya que en reposo no se ve totalmente "plana". Esto es producto de cómo está confeccionada (se cose al zapato por el revés y luego se da vuelta). Además la suela es mas estrecha que el zapato y este está unos milímetros por sobre la línea del suelo, por ende cuando el peque pisa y cae su pie cae hacia adentro, el zapato lo sigue, acentuando una pisada que es totalmente normal y fisiológica, y que no notamos cuando el niño va descalzo o con calzados rígidos con otros tipos de suela (por lo general son suelas tipo caja que envuelven el pie). Esta pisada puede darse en un pie o en ambos.

Las zonas de la suela que se aplanan para estar en contacto con el suelo varían y dependen de cómo se va moviendo el pie del niño, de su tamaño, forma, ancho, etc. 

En definitiva es un calzado que no modifica en absoluto la marcha del niño, y que la acompaña, promoviendo un correcto desarrollo músculo esquelético de las extremidades inferiores.

 

 

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario